MVS, la ética y el rumor


8 de febrero, 2011

Marco Levario Turcott (*)

Los rumores tienen un carácter soterrado y hacer un registro público de ellos puede ser todo lo cuestionable que se quiera, como para nosotros lo es cuando Carmen Aristegui alude a un supuesto alcoholismo del Presidente de México y pide un pronunciamiento oficial sobre el tema. Sin embargo, los planteamientos de la periodista se inscriben en su derecho a opinar y éste fue transgredido con la decisión de MVS Radio de cesarla del programa radiofónico que ella conducía.
Según los editores de etcétera no es suficiente una manta como la que enarboló la fracción parlamentaria del PT en la Cámara de Diputados el jueves 3 de febrero, ni basta con que en las redes sociales se expandan balbuceos sin soporte informativo, para conferirle al rumor la fuerza necesaria para ser aclarado. Pero la señora Aristegui piensa distinto y así lo expresó; ella cree que ambos elementos son importantes para que hubiera una aclaración “formal” y “clara” desde las oficinas de la Presidencia. MVS asegura que ello viola algun precepto del código de ética que la empresa y la conductora firmaron y por ello resuelve cesarla (esto lo difundió, por cierto, mediante un comunicado que duró sólo hora y media en su portal). Para nosotros ello quiere decir que se le coarta a Carmen Aristegui su libertad de pensamiento.
El código de ética en cualquier medio de comunicación implica compromisos públicos con las audiencias, incluso aunque sus preceptos formen parte de un acuerdo entre particulares. Sin embargo, MVS no ha dispuesto difundir cuál sería la norma deontológica que supuestamente habría sido transgredida y es que, en realidad, Carmen Aristegui constató un rumor pero en modo alguno lo comentó como si fuera un hecho. No obstante, la periodista debiera informar cuáles son esos preceptos éticos que habría acordado con MVS y ofrecer su postura, más allá de expresar en Twitter, a través de una de sus colaboradoras, gratitud por el apoyo que ha recibido. La transparencia que la señora Aristegui exige para con los demás debe tenerla consigo misma.
Si MVS Radio no expone públicamente el Código de Ética que dice ostentar, incurre no sólo en una transgresión elemental de la ética sino que también coloca el tema en los reductos de sus intereses empresariales que, entonces, habrían sido determinantes para que la empresa le “notificara” a Presidencia de la República la terminación del contrato de Carmen Aristegui.

(*) Director de la revista Etcétera

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s