Pierde Slim un alfil en la Corte


Rubén Cortés

Mal sabor de boca dejó que fuera sólo hasta ayer que Arturo Zaldívar, el ministro de la Corte que trabajó para Carlos Slim, reconociera haber litigado en favor de Telcel, dentro de un juicio de amparo contra Cofetel que, para más… sigue vigente.

Porque no importa la historia laboral de nadie, siempre que sea limpia. Lo contradictorio aquí es que Zaldívar tardase semanas en admitir que incurría en conflicto de intereses si participaba en la votación de hoy sobre las tarifas de interconexión, que involucra negocios de su ex patrón.

Con su demora, Zaldívar no hizo más que acentuar las sospechas de tráfico de influencias dentro del máximo tribunal a favor del hombre más rico del mundo, pues ni siquiera renunció de modo propio a participar en la votación, sino que puso a sus compañeros a decidirlo.

Finalmente, los 10 ministros resolvieron, por 8 votos contra 2, impedirle a Zaldívar votar hoy durante la controversia por definir si los jueces de Distrito pueden o no suspender las tarifas de interconexión de telefonía móvil, fijadas por Cofetel.

Pero los mismos magistrados no consintieron una petición similar de la ministra Margarita Luna Ramos, quien confesó ser pariente del director jurídico de Telmex, Javier Mondragón, hecho que también constituiría un conflicto de intereses.

Sin embargo, la anuencia de los ministros para que Luna Ramos vote resultó muy delicada porque si la decisión de ésta es a favor de la empresa en la que su pariente funge como un alto funcionario, su voto estaría manchado por una suspicacia imposible de borrar luego.

Así que viene a ser muy lamentable que la Corte no tomara sana distancia de los vínculos personales de dos de sus miembros con una de las empresas comprometidas en un pleito trascendental para el presente y el futuro de las telecomunicaciones en el país.

Lamentable porque ya de por sí provocó desconfianzas por su demora en decidir el caso, por lo cual voces en la industria empezaron a asegurar que ello le convenía a Slim para seguir manteniendo las actuales tarifas, que son de las más altas de los 30 países de la OCDE.

O curioso es que fuese la propia Corte la que desaseara, con cuestiones personales, un contencioso que uno de los involucrados, Ricardo Salinas, dueño de Iusacell, ha aclarado siempre que se trata simplemente de negocios.

Y que uno de los supuestamente beneficiados, Carlos Slim, no necesita realmente apoyos de nadie, ya que se trata del hombre más rico del país, con un movimiento de 53 mil 500 millones de dólares y una trayectoria empresarial limpia.

Pero, por lo pronto, la desconfianza se apoderó de la disputa: muchos piensan que Telmex maniobró en la Corte.

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Telecomunicaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s