México es el país más peligroso para periodistas

Periodistas

Julio Olvera

México, con 155 agresiones contra periodistas, de las cuales ocho terminaron en asesinatos, volvió a ser en 2010 el país más peligroso en América Latina para ejercer la actividad del periodismo, dijo Darío Ramírez, director en México de la organización no gubernamental Artículo 19.

Article 19 y Cencos

Presentación del informe "La violencia en México y el derecho a la información". Brisa Solís, Cencos; Darío Ramírez, Art.XIX; Santiago Corcuera


“México, una vez más ‒y esto lo digo con vergüenza‒ volvió a ser el país más peligroso en América Latina; nos sigue muy de cerca Honduras, donde hay un estado ‘desfallido’ después de un golpe de estado”, señaló Ramírez en la presentación del informe “La violencia en México y el derecho a la información”.

Dicho informe, elaborado de manera conjunta por Artículo 19 y el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), subraya que la violencia contra la prensa es un fenómeno que ha afectado der manera severa el ejercicio del derecho a la libertad de expresión en México.

Este país, destacó, atraviesa por un “clima de violencia que se traduce en un contexto generalizado de inseguridad pública e impunidad”, donde desde el año 2000 la violencia contra quienes ejercen la actividad periodística se incrementó.

Refirió que de 1983 a 1999, la comisión especial de seguimiento a agresiones contra periodistas y medios de la Cámara de Diputados reportó 33 asesinatos, mientras que desde 2000 registró 77; y subrayó que es a partir del gobierno del presidente Felipe Calderón cuando este incremento se dispara.

Apuntó que en los últimos cinco años la situación ha sido “crítica”, con 44 periodistas asesinados y ocho desaparecidos.

Puso como ejemplo que en el año 2003 se contabilizaron 76 agresiones contra la prensa mientras que en el 2009 se registraron 244, es decir más del 300%; y aunque si bien el número de agresiones disminuyó a 155 en 2010 respecto al año anterior, proporcionalmente el nivel de violencia aumentó.

La disminución de casi una tercera parte respecto al año anterior no responde a una mejora significativa: mientras los contextos de violencia en algunos estados del país se agudizan, la denuncia pública de las agresiones disminuye, como consecuencia de la falta de investigación del Estado mexicano, explicó.

Reportó que mientras en 2009 hubo once asesinatos, un desaparecido y cinco ataques violentos contra medios de comunicación, en 2010 las cifras fueron ocho asesinatos, un desaparecido y 13 ataques.

Mencionó a Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Guerrero y Michoacán como los estados más violentos para ejercer la libertad de prensa, a partir de la ponderación del número y de la gravedad de las agresiones.

Manifestó que durante 2010 la violencia como método de censura continuó consolidándose, al igual que la ineficiencia e inoperancia de las instituciones públicas encargadas de atender esta situación.

En ese sentido, Darío Ramírez precisó que como representantes de la sociedad civil, Artículo 19 y el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) ‒la otra organización coautora del informe, “se dirigen únicamente al Estado”.

“No es responsabilidad de nosotros señalar grupos que estén atentando contra la prensa; es responsabilidad de nosotros señalar a las autoridades que permiten que estas agresiones a la prensa estén impunes”, aseveró.

Y afirmó: “es claro que tenemos instituciones públicas sumamente débiles, y con ello tenemos una democracia sumamente débil”.

Aclaró que el informe de ninguna manera busca debilitar al Estado; “al contrario, nosotros buscamos fortalecer las instituciones y el Estado de Derecho. Pensar que esto es en contra de las autoridades y que lo que buscamos su debilitamiento es no entender el mensaje que estamos tratando de poner en la mesa”, puntualizó.

Observó que a lo largo de los años han habido “cortinas de humo” como una fiscalía especial y varias comisiones en el Congreso de la Unión, un programa de agravios a periodistas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

“Creemos que todas ellas, evidentemente, no han podido resolver el problema que hoy tenemos”, aseveró el director de Artículo 19 al manifestar que el informe trata también de señalar que la responsabilidad es compartida entre los distintos poderes de la Unión, en sus diferentes órdenes de gobierno.

“No es solo el presidente Calderón, no es solo el procurador general, ni es solo el secretario de Gobernación… de ahí la importancia de conocer cada uno de los nombres de los funcionarios ineficaces e ineptos”, sentenció.

Entre otras “recomendaciones urgentes”, Artículo 19 y Cencos consideraron necesario:

Que se responda a las 25 recomendaciones específicas que en materia de libertad de prensa la comunidad internacional le ha dado al Estado mexicano.

Que se haga un esfuerzo de transparencia para conocer dónde está el estado que guarda jurídicamente la muerte, los asesinatos documentados por la CNDH y las organizaciones de la sociedad civil.

“Queremos y demandamos un informe pormenorizado de cada una de las muertes, asesinatos y desapariciones”, exigieron y demandaron al gobierno federal “proceder de manera más efectiva en una política de prevención”.

Trabajar con las fuerzas de seguridad, principalmente con el Ejército y la Policía Federal, para que conozcan su responsabilidad en la protección de los periodistas. “Es responsabilidad de ellos saber que la prensa está ahí para hacer su trabajo”.

Instrumentar las medidas necesarias para los procesos, el diseño, la instrumentación y la evaluación de las medidas cautelares, “que hoy en día no sirven para nada”.

Para la periodista Denise Maerker, quien participó como invitada en el acto, una de las acotaciones más contundentes del trabajo de Artículo 19 y Cencos es que, según las cifras ‒algunas de las cuales las consideró “estremecedoras”‒, queda completamente claro que para el Estado mexicano no es una prioridad la seguridad de los periodistas.

También participaron Brisa Solís, directora del Cencos; el periodista Jorge Zepeda; y el jurista y especialista en derechos humanos, Santiago Corcuera.

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Libertad de expresión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s