Reclama Telmex convergencia y competencia en video

Parte del mensaje de Carlos Slim Domit, presidente de Telmex, durante su participación, el 9 de septiembre, en el evento anual México Siglo XXI, de la Fundación Telmex

Foto: Telmex

Vivimos en una época de mucha incertidumbre mundial, que obliga sobre todo a los países desarrollados, a entender sus problemas, evaluar sus posibilidades, redefinir su visión de futuro y hacer los cambios necesarios para continuar con el desarrollo.

Son tiempos de definiciones y transición pero sobre todo de proyección hacia cómo vamos a insertarnos y aprovechar esta nueva civilización, que dentro de los desafíos, nos obliga a comprender los nuevos paradigmas que la sustentan. Entre estos destacan, la democracia, la libertad, la competencia, la pluralidad, el potencial de transformar rezagos en oportunidades de desarrollo y mejora, el contacto y participación cada vez más activa de personas y sociedades, interactuando más allá de las fronteras y las generaciones, entre muchos otros paradigmas fundamentales.

Es una era basada en la educación, el conocimiento, el acceso universal a la información y el desarrollo de los mercados internos a través de más y mejores empleos, es decir, una civilización, que estará sustentada en el bienestar de todos.

A mi generación, le toco vivir crisis continuas que tenían como características inflaciones descontroladas, devaluaciones abruptas y tasas de interés elevadísimas que hacían que las deudas de las personas, las empresas y los países fueran en muchos casos impagables, a la vez que impedían hacer las inversiones necesarias. Estas eran las crisis de los países en desarrollo principalmente en México y America Latina. Teníamos un peso muy acentuado en poblaciones agrícolas y rurales pero estábamos aceleradamente transformándonos en sociedades urbanas.

Hoy en día, la crisis tan profunda en que vive el mundo, está relacionada con los países desarrollados, principalmente por el abuso irresponsable del acceso ilimitado a crédito y a diversos instrumentos financieros, que los ha llevado a gastar mucho más allá de sus ingresos, proceso insostenible aun con tasas cercanas o iguales a cero. Un menor crecimiento y en consecuencia más desempleo, será el resultado del ineludible fuerte ajuste en gasto de los gobiernos, que para paliarlo y atenuarlo, solo puede y debe ser compensado con inversión del sector privado.

No pretendo profundizar en su análisis, simplemente, quiero mostrar las variables más comunes para diferenciar esta crisis de las que vivió mi generación durante décadas y tratar de comprender como podemos proyectarnos a la nueva era que ya inició y en la que estaremos inmersos durante varias generaciones.

Esta es, como lo mencionaba, una crisis estructural de las economías desarrolladas, en contraste, los países en desarrollo tenemos además de poblaciones más jóvenes, bases económicas sólidas. Con altas reservas, finanzas públicas sanas (aunque siempre lo pueden y deben ser más y mejor enfocadas), déficits bajos o incluso superávits, economías abiertas y competitivas, sistemas financieros sólidos y tasas bajas que hacen viable planear a largo plazo y ver con optimismo realista el futuro de México y América Latina.

Lo que en mi generación han sido rezagos que impiden el desarrollo, hoy son oportunidades para invertir y crecer generando más y mejores empleos. El acceso a la información global y al momento, hoy permite que comunidades marginadas puedan estar conectadas accesando la misma información que las más desarrolladas, la intensa actividad en servicios tradicionales y nuevos y la fortaleza que pueden representar los mercados internos de nuestros países con programas agresivos de desarrollo y empleo son muestra de ello, como lo vemos en muchos países como China, India y Brasil entre otros.

Vivimos en una era que nos abre la posibilidad de insertarnos con mayor velocidad y mejores resultados de lo que imaginamos, una era, que pasa de la conquista de territorios de las guerras mundiales a la de mercados, de la representación a la participación civil, de las asistencias a la educación y el empleo y, en especial, como lo mencionaba, de los rezagos a las oportunidades.

Una era de conectividad en donde las telecomunicaciones son su sistema nervioso, por lo que es fundamental que cómo país contemos con infraestructura de vanguardia en continua expansión y evolución, accesible a todos: A quienes producen contenidos y aplicaciones, en acceso local o remoto y en cualquier actividad, ya sea en grupo o individualmente. Conectados a través de las redes fijas y móviles en todo el territorio, es decir: Cuando, donde y como queramos.

Lograrlo requiere de inversiones intensas y constantes en la ampliación de cobertura, capacidad y actualización tecnológica, compitiendo activamente por dar cada vez más y mejores servicios convergentes, en condiciones de acceso universal, así lo hacemos en los 18 paises en que estamos presentes.

La competencia, cobertura y convergencia complementadas con la certidumbre, que dentro del estado de derecho permite planear a mediano y largo plazo, son fundamentales, no realizarlas en su conjunto retrasa las oportunidades a las personas, las empresas, los sectores y al país en su desarrollo global.

Sabemos lo fundamental, que es nuestro trabajo para que México cuente con la mejor infraestructura, productos y servicios competitivos y con el equipo de trabajo mejor preparado. Somos, “la” empresa privada de servicio público y no simplemente al público, como el resto de la industria. Hemos asumido, el compromiso de llevar telecomunicaciones a todos los rincones del país en condiciones de oferta y precio accesibles y atractivos, con cobertura, mucho más allá de la participación de nuestros competidores y sustancialmente mayor a lo que exige nuestro título de concesión.

Entre líneas fijas y móviles, estamos presentes en mas de 220 mil poblaciones cubriendo al 98% de la población, nuestro competidor más cercano destaca estar en 70 mil, es decir, estamos solos en alrededor de 150 mil poblados en los que tenemos 100% de participación de mercado al no ser atractivo ni rentable invertir en esos lugares. Ante la disyuntiva de la falta de rentabilidad y que por ser los únicos presentes nos declaren dominantes, o dejar de comunicarlos. Optamos, por convicción, responsabilidad y compromiso el continuar invirtiendo y comunicándolos.

Nuestros programas de modernización e innovación constante han sido soportados por inversiones muy fuertes en telecomunicaciones en México, a la fecha hemos invertido $38,974 millones de dólares equivalentes a varias veces las de todos nuestros competidores juntos.

No tenemos, a diferencia de lo que sucede en casi todos los países del mundo desde hace muchos años, convergencia y competencia en video, lo que limita el acceso a la mayoría de la población, a todos los servicios integrados y en mejores condiciones. A pesar de ello estamos compitiendo activamente, ofreciendo a nuestros clientes nuevos y mejores servicios y paquetes complementados con el equipo más preparado y comprometido.

De la privatización a la fecha y a pesar de la falta de convergencia, nuestros precios se han reducido 76.8% en términos reales, en contraste con servicios públicos como la electricidad, que en el mismo periodo ha aumentado más de 11% en términos reales, y otros servicios públicos indispensables con incrementos aún mucho mayores. Esta reducción más que significativa hoy nos ubica entre los más baratos de los 34 países que integran la OCDE.

Aceleramos el desarrollo de soluciones en tecnologia, expandiendo las redes de fibra óptica e implementando tecnologías de nueva generación, para continuar dando las mayores velocidades con estabilidad a nuestros clientes y con cobertura gratuita WiFi móvil en Infinitum en más de 4,000 sitios públicos.

Discurso completo de Carlos Slim Domit en México Siglo XXI de Fundación Telmex

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Telecomunicaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s