Celular y TV

Sergio Sarmiento
Jaque Mate / Reforma
10 Oct. 11

“El mundo no ha cambiado por la política sino por la técnica”.
Friedrich Dürrenmatt

Sí, es verdad, mi celular lo compré originalmente para hacer llamadas telefónicas. Y supongo que ésa sigue siendo su función principal. Pero además lo uso para entrar a internet, ver y contestar mi correo electrónico, mandar mensajes por vía telefónica o Messenger, ver las últimas noticias, usar mis cuentas de Twitter y de Facebook, ver los goles de los juegos de futbol, escuchar música, tomar fotos, grabar video, despertarme a las 4:24 de la mañana y realizar transacciones bancarias. No estoy dispuesto a que el gobierno me prohíba emplearlo para todo lo que no sea llamadas telefónicas.

Quizá usted se pregunte quién está tratando de prohibir que el celular se emplee para servicios adicionales a las llamadas telefónicas. Hasta este momento nadie. Como ya nos hemos acostumbrado a tener estos servicios, habría una reacción muy fuerte contra cualquier político que tratara de hacerlo. Pero sí hay un movimiento para impedir que el espectro de televisión en nuestro país se use para servicios o canales adicionales para los que se otorgó originalmente.

La simple propuesta parece absurda. ¿Por qué prohibir a los mexicanos recibir canales de televisión o servicios adicionales a través de una banda otorgada originalmente para un solo canal? El multicasting o multiplexión se hace en todo el mundo. De hecho, ya en las fronteras los mexicanos están recibiendo señales multiplexadas provenientes de Estados Unidos. La compresión digital sirve no sólo para transmitir programación de alta definición sino también para ofrecer canales y servicios adicionales.

Hay quien piensa, sin embargo, que debe castigarse a los consumidores para golpear de rebote a las televisoras. Es la mentalidad que lleva a algunos grupos a cerrar calles y dañar a los ciudadanos comunes y corrientes con el fin de protestar contra los políticos. Grupos similares exigen hoy que se impida a las televisoras ofrecer servicios y canales adicionales en el espectro que tienen para transmitir un canal de alta definición. Es como si se pretendiera prohibir que los teléfonos celulares dieran servicios adicionales a las llamadas telefónicas.

El argumento es que si se permite a las televisoras dar canales o servicios adicionales será más difícil hacerles competencia. ¿Por qué? Quizá porque los nuevos participantes en el mercado no contarán con los mismos recursos para producir o adquirir programación. Pero este argumento podría utilizarse para prohibir cualquier servicio adicional, hasta para vender refrescos en las gasolineras.

¿Quiénes podrían ser afectados por esta medida en caso de que se hiciera realidad? El canal 11 de televisión, por ejemplo, que está buscando introducir la programación del 22 en su espectro digital. También las televisoras comerciales (incluida TV Azteca, con la cual colaboro). Las principales víctimas, sin embargo, serían los televidentes, que no podrían gozar de los canales o servicios adicionales.

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Empresas, Televisión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s