Siguió Francisco Blake a Juan Camilo Mouriño

Julio Olvera

La noticia tardó un poco en hacerse pública; las versiones crecían paulatinamente en los medios electrónicos de comunicación y en la Cámara de Diputados se pidió incluso, a esa hora de la mañana, que se confirmaran las mismas, pues “no es una noticia menor”, se dijo desde la tribuna legislativa.

El helicóptero que trasladaba al secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, a un evento en Cuernavaca, Morelos, se desplomó el viernes alrededor de las nueve y cuarenta horas –tiempo del centro de México–, en una zona montañosa en los límites entre el Estado de México y el sur del Distrito Federal.

Las cadenas de televisión lograron acercarse en helicóptero a la zona del siniestro, y desde el aire mostraron imágenes del aparato deshecho y sus partes regadas en un paraje del municipio mexiquense de Chalco.

Pocos minutos después del mediodía, la vocera presidencial, Alejandra Sota, confirmó en una declaración a la prensa que Blake Mora, otros cuatro funcionarios miembros de su equipo de trabajo, y tres tripulantes, fallecieron en el lugar.

“El Gobierno Federal informa que, lamentablemente, el Secretario de Gobernación, sus colaboradores y la tripulación del helicóptero, fueron hallados sin vida”, dijo Sota con tono solemne.

Los diputados en el Palacio Legislativo de San Lázaro, ya informados del percance, guardaron un minuto de silencio y luego ofrecieron aplausos en memoria de las víctimas. Otros sectores en el país también comenzaron a lamentar el accidente y a expresar condolencias.

En el accidente murieron, además de Blake Mora, el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, Felipe Zamora; el director general de Comunicación Social, José Alfredo García; la secretaria técnica de la Oficina del Secretario, Diana Miriam Hayton, y el mayor René de León Sapién.

Así como el teniente coronel Felipe Bacio Cortés, el teniente Pedro Escobar Becerra y el sargento segundo Jorge Luis Juárez, los tres de la Fuerza Aérea.

“México vuelve a resentir un nuevo golpe a su estabilidad, a su certidumbre y ciertamente todos los mexicanos, sin distinción de credo partidario, sentimos una enorme tristeza por lo que hoy ha ocurrido”, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Chuayffet, antes de encabezar un acto de firma de convenio con el Sistema de Naciones Unidas en México.

Después de las tres de la tarde, el presidente Felipe Calderón ofreció un mensaje a la nación en el que subrayó que “se agotarán todos los indicios”, al prometer una investigación “minuciosa”.

No obstante, dijo que las condiciones del clima en la zona en la que se desplomó el helicóptero en el que viajaban “hacen pensar la probabilidad de un accidente”.

“Las condiciones de nubosidad a esa hora (de la mañana) hacen pensar en un accidente; no obstante se agotarán todos los indicios que rodean a esta fatal circunstancia”, señaló el gobernante e insistió: “las investigaciones serán exhaustivas y contemplarán todas las posibles hipótesis”.

Calderón encargó, en ese sentido, al secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Dionisio Pérez-Jácome, integrar un equipo “con los mejores expertos del mundo” para que investigue las causas que llevaron al aparato “Súper Puma”, de la Fuerza Aérea Mexicana, a precipitarse a tierra.

Mencionó que el helicóptero, matrícula TPH06, “siempre estuvo resguardado en el hangar del Estado Mayor Presidencial”, y que el mismo acababa de ser sometido a mantenimiento, además de que el piloto “contaba con “suficiente pericia”.

“Como siempre, el Gobierno Federal actuará con toda transparencia… y mantendrá informada a la sociedad de manera puntual al y objetiva”, prometió.

El político Diego Fernández de Cevallos, también del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), pidió no especular con la caída del helicóptero: “Desde luego que en el terreno de las hipótesis y de las posibilidades, siempre existe la idea del atentado, de la agresión, de la provocación, de este tipo de desenlaces”, declaró.

“Pero mientras no haya ningún elemento o indicio de que fue algo provocado, yo creo –precisó el ex aspirante presidencial– que puede resultar algo siniestro el estar sugiriendo conductas violentas provocadas cuando sólo tenemos ante los ojos el dolor de la tragedia”.

El presidente Calderón comentó que recibió la muerte de su cercano colaborador “con mucha pena, con muchísimo dolor”, y que él mismo fue quien informó del lamentable accidente a la esposa de Blake Mora, Gloria Cossío, e integrantes de su familia, durante una visita que le hizo a su domicilio.

Luego de esto, informó que sostuvo una reunión urgente con su gabinete de seguridad, donde giró las instrucciones para que se organice una “minuciosa investigación a fin de conocer con precisión –manifestó– las causas de este lamentable accidente”.

Expresó a las familias de todas estas víctimas su “más sincero pésame en estos momentos tan difíciles. Los acompañamos en su dolor y todas nuestras oraciones y pensamientos están con ustedes”, manifestó.

Calderón calificó a Blake Mora como un “entrañable amigo, un gran mexicano que amó profundamente a la patria”, y destacó el origen humilde del funcionario, quien nació en la fronteriza ciudad de Tijuana, en el estado de Baja California.

Resaltó que “Blake” –de quien dijo que así lo “llamábamos sus amigos”– fue su compañero en la Cámara de Diputados en el año 2000, donde corroboró –añadió– su “sagacidad e inteligencia”, así como su “entrega absoluta, generosa, constructiva, pero sobre todo su lealtad a toda prueba”.

Recordó que como le ocurrió con su primer secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, a Blake Mora “también lo extrañaré y necesitaré mucho, por la gran amistad que a los tres nos unía”.

El 4 de noviembre de 2008, una turbulencia echó abajo el avión Lear Jet que transportaba a Mouriño de regreso a la ciudad de México, tras asistir en la ciudad de San Luis Potosí a un evento oficial.

Tres años después, Blake Mora corrió la misma suerte que su correligionario y colega de cartera, a quien José Francisco dedicó su último mensaje en Twitter.

“Hoy recordamos a Juan Camilo Mouriño a tres años de su partida, un ser humano que trabajó en la construcción de un México mejor”, escribió la semana pasada.

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Gobierno y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s