Columna Bajo Reserva

La Cofeco, el órgano del Estado creado para evitar monopolios, que actualmente encabeza Eduardo Pérez Motta, confirmará esta semana la sentencia que prohíbe la alianza entre Iusacell y Televisa, una operación que supuso inversiones por mil 600 millones de dólares, cuyo destino final ahora es incierto. Lo esencial de la resolución fue publicado como primicia por “El Universal” con base en fuentes ajenas a la Cofeco, pero nos aseguran que sus comisionados serán demandados por abogados de al menos una de las partes involucradas.

¿Es Mony de Swaan, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, el hombre que puede construir el andamiaje técnico, jurídico y, sin duda, político que se requiere para dar paso a una apertura en la radio y la televisión? El funcionario ha creado una profunda zanja en la comunicación con el resto de integrantes de la Cofetel, y su interlocución con el gobierno quizá sea peor, a juzgar por la frialdad que, nos dicen, despierta en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a cargo de Dionisio Pérez-Jácome. Producto de una imposición desde la propia SCT en la gestión de Juan Molinar Horcasitas, no resulta exagerado describir el futuro de De Swaan como muy incierto.

Ver original aquí

Anuncios

Acerca de juliomoa

Tres décadas dedicado al ejercicio del periodismo.
Esta entrada fue publicada en Gobierno, Televisión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s